{ ONE YEAR OF THE GOLDEN YEARS } : S L Y T H E R I N

              . hello darkness, my old friend. i’ve come to talk with you again. 

(Source: thegoldenyears-memories, via greengrassflore)



Read More



ooc



ooc: 

franklongbottom-goldeny:

Read More

Read More



DRABLES: 2. 

2. Peleándose con su personaje

¿Quién demonios era ella de cualquier manera? Pensaba Zack cuando la Raven se rehusó a dejar aquel lugar entre los estantes de la biblioteca. El Slytherin bufó silenciosamente mirando de reojo para asegurarse de que nadie pasara por ahí. -Dije que no toques eso,- le espetó arrancándole aquel libro de las manos a la rubia y empujándola hacia atrás. Era una tonta, podía verlo a leguas. Aquel libro era uno muy avanzado para ella, él le daría un mejor uso, necesitaba sacar aquel maleficio que había visto sería útil para dejar calva permanentemente a Dorcas Meadows. -Ahora lárgate de aquí antes de que te derrita la cara.- Amenazó cruelmente apuntándola con la varita al rostro e irguiéndose rápidamente después de haber tomado de una silla el bolso de la chica y lanzárselo a la cara.



MONSTRUOS: Genio.

  • Genio: Si te dieran un deseo gratis, uno que no puedes revertir ¿qué pedirías?

Desearía jamás haber conocido a Krista Collins. Mi vida no sería el desastre que es ahora sido un Parkinson.

image



highbornparkinson-zachary asked: Imítame 8)

Me vale lo que digas, soy Zack y mi novia es Amelia. Odio a todos los Slytherin, pero mis mejores amigos están ahí. Por alguna razón me fijo en mujeres que odia mi padre y mi propia casa. Me han desterrado cientos de veces, pero no tengo otro lugar en donde dormir.

Odio a todos los Slytherin, pero mis mejores amigos están ahí

No los odiaría si ellos no me odiaran a mi… bueno, no tanto.



highbornparkinson-zachary asked: Drabbes: 6 y 7 (ooc: pueden ir juntos 8D jaja don't hate me)

ameliarockyourbones:

6. Matando a su personaje.

7. Llorando por la muerte de su personaje

Los ojos de Amelia estaban llenos de lagrimas, su ropa desarreglada y su cabello despeinada. Estaba de rodillas, con su varita en la mano y de frente a Zachary. Sus ojos la miraban, pero no era el de siempre. La castaña tenía el cuerpo lástimado, con quemaduras, cortes y sangre brotando de sus heridas. Los musculos le dolían tanto por los golpes como por los seguidos cruciatus que había recibido de parte del chico que había amado… que aún amaba.

Por favor… Zack…— Imploraba la chica, intentando sin éxito que el chico volviera en si, que resistiera aquel control que alguien había ejercido sobre él con la maldición imperius. Un sollozo se le escapo y una cínica sonrisa apareció en los labios de Zachary. No quería lastimarlo, no quería dañarlo… no podía hacerlo, no a él. Un nuevo destello y su cuerpo se retorció, sus musculos se tensaron hasta acalambrarse y un zumbido le resonó en los oídos mientras Amelia caía al suelo, contrayendo su cuerpo mientras grita del insoportable dolor. ¿Por qué no la mataba de una vez?

El dolor fue pasando, pero no desapareciendo. Su respiración estaba agitada, el pecho le subía y bajaba y tenía la vista borrosa. Zachary se acercó unos pasos y le apuntó con la varita. Iba a matarla.

Amelia…— Llegó a escuchar la castaña en el mismo momento que en destello verde salía de su varita. 

El cuerpo de Zachary cayó a su lado, muerto, innerte, con los ojos bien abiertos y llenos de agua. Amelia dejó caer el brazo, soltando su varita y acariciando la mejilla del chico. Sus lagrimas se escapaban de sus ojos a una velocidad íncreible. Se incorporó, tomando el cuerpo de Zachary en sus brazos, apoyandolo sobre su regazo y abrazandolo, como si de aquella forma fuera a revivirlo. Lo beso, una y mil veces. Beso sus labios fríos como el mármol. ¿No pasaba así en los cuentos? ¿Con un beso no revivían? Lo abrazó aún mas fuerte mientras sus sollozos se ahogaban en el pecho sin latido del chico.

Lo siento tanto…— Las palabras se le entrecortan mientras su cuerpo tiembla y descarga todo el dolor que siente, que ni siquiera se comparaba con la maldición de tortura. Esta era la peor tortura de todas. Había perdido al hombre que había amado siempre, lo había perdido y por mano propia… todo por alguien, por alguien que lo había obligado a lastimarla y matarla.

Podría haberse hecho un Avada Kadavra, podría haberse muerto con él, irse a un lugar mejor, donde nadie los molestaría, a su propio paraíso privado. Pero no, primero que nada, se encargaría de hacer sufrir a esa persona que lo había hechizado.

Y Amelia sabía muy bien quien era y donde encontrarlo.



greengrassflore asked: Colores: Lavanda, Azul.

Tú también me agradas Florence, pero espera, creí que ya eramos amigos. Espero tus vacaciones vayan bien. Un fuerte abrazo.

image



ameliarockyourbones asked: Drabbles: 3

Estaba parado ahí, bajo aquel atardecer de calor calcinante, Amelia siempre había deseado casarse en la playa y se lo había concedido. Mantenía la frente arrugada a causa de los rayos que le daban en la cara, escuchando las olas reventar bajo aquel acantilado. Miró a Rabastan, quien le observaba de reojo con una sonrisa burlona. ¿Acaso aún tenía aquella cara de nervios que lo había delatado con su amigo hacía una hora cuando tomaron whiskey a escondidas de las damas de honor? Seguramente sí. Edgar le hizo una mueca, recordándole que se enderezara. Zachary se aclaró la garganta y se puso recto pero cuando la marcha nupcial comenzó a tocar en el arpa encantado, el ex-Slytherin sintió su estómago comprimirse, girándose lentamente hacia el altar.

La observó acercarse del brazo del señor Bones y a la vez sólo la veía a ella. Todas las personas en el evento desaparecieron, para él sólo existía su sonrisa. Aquella sonrisa a través del fino velo que decía “Te lo dije Parkinson, te dije que podríamos hacerlo, pero tenías que hacer tu drama.” Él sonrió, asintiendo a aquello de manera invisible. Poco a poco la neblina de sus nervios se fue disipando y cuando Amelia llegó a su lado rozó las yemas de sus dedos unos instantes. Eso le dio valor y respirando profundamente, se volvió hacia el frente, donde minutos más tarde se consomaría aquel matrimonio.

Read More


2 weeks ago · 3 notes

thebadwolf-rosier asked: Lila.

Siempre me tuviste celos, Rosier. Todo el mundo lo sabe.

image


2 weeks ago · 1 note

ameliarockyourbones asked: Números: 15

-Ríe entre dientes y la carga sobre su hombro para llevársela a la cama-

image



 

 



Come As You Are | Rabastan & Zack 

its-rabastan-universe:

 

La frente de Rabastan se pobló de arrugas. Ya había dicho que no y sin embargo, parecía que Zack creía que sí. ¿En serio lo creía capaz de matar a alguien? ¿De verdad? Porque si la persona que mejor lo conocía lo decía, entonces… Entonces quizá si podía serlo. No obstante, sí había sido un increíble acto de inciación. No suyo, pero sí de alguien que aspiraba formar parte de oscuroso grupo.—¿Crees que asesinaría…? ¿En serio crees que fui yo? No, no fui yo… Pero me alegra saber que en un futuro no te sorprenderás demasiado…—soltó de forma ácida. Había escuchado tantas veces el “No eres como tú hermano. No deberías ser como tu hermano”. Pero esta era la primera vez que le decían que podía serlo. Qué irónico, Zachary Parkinson se lo estaba diciendo entre líneas. Se quedó tan quieto, que temió no poder moverse nunca más. En estos momentos, comenzaba odiar a Zack por escupirle todas las verdades, y sólo deseaba que se callara.—Ya… Sí, entiendo el punto—comenzó, llevándose la mano la barbilla. Un acto de imitación a su padre, que utilizaba en cada cena. Siempre lo había odiado.—¿Y tú piensas que… si no eres un asesino sobrevivirás? ¿Crees que escondiéndote lo harás? ¿O negándote y siendo rechazado por los de tu propia casa? Te envenaron…—le recordó—Han torturado a personas en este maldito castillo sólo por abrir la boca. El campamento de Astronomía, el incendio, el asesinato de la chica Bones…Vamos, que lo único que no fue intencional fue el maldito lobo—contó. Sabía que debería callarse, que terminaría arrepintiéndose de lo que diría, pero.. ¿Zack quería la verdad, no? Bueno, la tendría.—Si no me uno a ese grupo, no me asesinará el Señor Tenebroso, ni sus seguidores, lo hará mi padre.—confesó. Recordando que Reinald Lestrange lo había amenazado en aquella reunión de padres e hijos. Si se salía sólo un poco del camino, se encargaría que su único hijo fuera Rodolphus. Y ahí estaba, el miedo de Rabastan de alguna manera era ese, morir. Por eso estaba aferrándose a la vida así tuviese que torturar a unas cuantas personas.—Viviré con la culpa toda mi maldita vida…—aceptó, recordando la manera en que había torturado a Sirius Black.—Pero si no abres los ojos, la próxima vez no será un veneno y estoy casi seguro que se moverán un poco en el árbol genealógico de los Bones—musitó, refiriéndose a Amelia, y a un posible ataque a ella. 

Escrutinó su rostro todo el tiempo, lo conocía bastante bien, sabía que le estaba siendo honesto y eso le enfurecía más, porque eso reconfirmaba que Rabastan no era como su hermano, ni como el resto de sádicos pero aún así se uniría a ellos. Le sostuvo la mirada cuando finalmente su amigo replicó con reproche, Zack miró hacia otro lado apenas por unos instantes, evitando imaginar ese día, el día en que en verdad Rab se convirtiera en un asesino. Sin embargo cuando el otro muchacho continuó tuvo que volver a mirarlo. Era verdad, todo aquello, el chico le decía lo mismo que su propio sentido común tenía meses diciéndole, "si no tomas la marca van a matarte", pero él sabía que ante la guerra ese resultado era posible no importaba de qué lado se estuviese. Negó silenciosamente en frustración, carajo, el menor de los Lestrange estaba completamente en lo correcto. Intentar hacer lo correcto en ese asqueroso mundo inmoral al que pertenecían era cien por ciento obsoleto, una misión suicida. Parte de Zachary quiso escandalizarse ante la confesión de Rabastan, pero ¿cómo hacerlo si era absolutamente su caso? Vaya, ¿qué enfermizo libro de crianza de los hijos sus padres estaban leyendo? 

Lo observó con profundo detenimiento, luchando contra el deseo de lanzarse sobre él por la simple mención de un posible daño a Amelia de parte de ellos, y por su culpa para variar. Tragó duro y tras soltar un inaudible suspiro las facciones del pelinegro se ablandaron un poco. -No fue veneno lo que me tuvo esas semanas en San Mungo,- confesó por su parte evitando contacto visual directo. -Fue una maldita tortura… Y parecía tan real.- Lo miró un segundo a la cara. -El dolor y la locura fue real.-Aseguró. -Cada jodida persona que alguna vez me ha importado o que he conocido estuvo ahí, viva… Después: muerta, masacrada. Incluyéndote. -Hizo una pausa y su voz bajó de volumen, temblorosa entre pausas. -Ni siquiera sabía lo que quería de mi, la figura enmascarada- escupió con odio recordando. -Jamás pidió nada, sólo se aseguraba de que los perdiera a todos, uno por uno… A veces por él, otras veces con mi propia varita. Todo fue un maldito escarmiento, era mi padre. Se quitó la maldita máscara justo antes de levantarme aquel jodido maleficio y estaba ahí, el primer rostro que vi junto a mi cama.- La pálida frente de Zack bañada en un sudor frío se llenó de arrugas al recordar. -Preferiría que me mataras aquí y ahora mismo que volver a ese lugar o… pudrirme en Azkaban, Rabastan. Respecto a Amelia,- soltó tirando de la túnica del chico de repente, -Voy a encontrar la manera de sacarla de todo esto, no va a morir. Pero si le llega a ocurrir algo antes, Lestrange, juro que serás el primero tras quien vaya, no me importan las consecuencias.-



I’m going to kill you | Zack & Edgar 

eddysexybones:

 

Por alguna razón le gustó la pose que el Slytherin adoptó. Pensó en que debió hablar primero pero al ver que él comenzó decidió que lo correcto era escucharlo primero. No podía emitir un juicio sin siquiera saber que era lo que él tenía por decir. De vez en cuando asintió, dando a entender que prestaba atención a cada una de sus palabras. Tuvo razón cuando habló sobre la reputación, porque aunque a él no le gustaba manejar por eso, sabía que era cierto. Después de escucharlo se relajó un poco, porque pudo notar que había sinceridad en sus intenciones. — Y espero que así sea también para ti, sé que mi hermana ya es grande y puede cuidarse sola, pero para mi no dejará de ser mi hermanita. —dijo, pudiendo escuchar a su padre lo mismo casi con la misma exactitud. — Mi padre no se quedará tranquilo con una lechuza, me imagino que debes imaginar lo que él debe de estar pensando… así que no debería pillarte por sorpresa si algún día Amelia te dice que quiere hablar contigo. —dijo algo más tranquilo. —Porque así será. —tomó aire, después de hablar algo rápido. — Sé que mi hermana no me hará caso en cuanto a sus relaciones amorosas, porque al final de cuentas es su vida, así que te pido de favor que no la lastimes, no lo tomes como una amenaza. Porque no lo es, pero si te pido que cuides de ella y que si algún día llegan a terminar, trata de no lastimarla lo más posible. —no le gustaba pensar en eso, pero era consciente de que no todas las relaciones a esa edad duraban para toda la vida. 

Zachary sonrió cordialmente, o lo más que podía cuando Edgar reconoció su lado más sobreprotector. -Entiendo, en realidad no esperaba menos de ti. Me refiero a que, según todo lo que me ha contado Amelia ustedes son una familia muy unida. Me parece de lo más normal que quieras protegerla.- Explicó con calma antes de asentir y apretar los labios en una delgada sonrisa. -Lo sé, tu hermana ha planeado ya una cena o algo así. Créeme, cualquier cosa que se nos pueda ocurrir a ti o a mi, tu hermana ya lo ha pensado y planeado con una semana de anticipación al menos,- bromeó el Slytherin por un momento, previo a volverse serio con lo siguiente que el otro chico dijo. Zack se aclaró la garganta, -Con el debido respeto que mereces, no la salvé de morir en las garras de un hombre lobo para herirla yo mismo, Bones. Prometo hacer lo posible para protegerla, tienes mi palabra.- Aseguró Parkinson.